Pozo Polio -Mina de carbón abandonada-

IMG_9867.CR2LOCALIZACIÓN DE LA MINA.

Asturias.

HISTORIA DE LA MINA DE CARBÓN ABANDONADA.

En sus orígenes, fue una de las explotaciones más importantes y uno de los primeros grandes entramados industriales en la historia de España. Construido entre los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, este majestuoso pozo formaría parte de una de las estructuras propiedad de la empresa siderúrgica Fábrica de Mieres. Situada en el estratégico valle de San Juan, su actividad se basaba en explotar el abundante carbón de la zona con el fin de autoabastecer la emblemática empresa mierense.

En 1953, la dirección de ingenieros de la compañía propietaria consideró el enorme potencial de dicha zona y decidió ampliar la profundidad del Pozo Polio. Fueron tres años de duro trabajo y se logró alcanzar una profundidad máxima de 411 metros. Aquella obra de los años cincuenta culminaba además con una instalación articulada sobre dos pozos; Polio I, para misiones auxiliares y el Polio II, destinado a la extracción mineral.

PosteriormentPOZO.POLIOe, esta explotación pasó a pertenecer a la empresa estatal Hulleras del Norte S.A. en 1967. En el año 1970, Hulleras expandió sus servicios con la construcción de un ferrocarril que conectara a Polio con el pozo vecino de Tres Amigos mediante tres locomotoras Deutz KG230 que sustituirían a las primitivas locomotoras de vapor. Así, Polio funcionó a pleno rendimiento para Hunosa hasta finales de los años ochenta.

A pesar de su incipiente trayectoria, la historia de Pozo Polio no estuvo exenta de tragedias. Una de ellas, en julio de 1959, está marcada por una explosión que causó la muerte de seis productores, acontecimiento que conmociono a la población de Mieres y Güeria (ya pendientes de una nueva barriada en las proximidades de Polio: Rioturbio).

El último accidente sucedió poco antes de su cierre, en setiembre de 1990, en la que un joven ayudante minero de 26 años fallece como consecuencia de un derrumbamiento en el interior del pozo, en la novena planta de la galería, a 250 metros de profundidad.

Finalmente, el 1 de noviembre de 1992, las puertas de Polio se cierran para dejar paso al abandono de parte de sus instalaciones.

2015

Esta industria de carbón abandonada permanece alejada de la destrucción propia de vándalos y grafiteros y no es casualidad. El buen estado de sus estructuras están custodiadas bajo la atenta vigilancia de un guardia de seguridad. Cabe destacar que si bien algunos de sus edificios están abandonados, otros mantienen algún tipo de actividad en su interior por lo que algunos de sus edificios están completamente cerrados.

La imagen arquitectónica del conjunto desprende una belleza y majestuosidad escandalosas. Esta destaca por encima de las demás, ya sea por sus característicos castilletes gemelos o por el óxido desdibujado que presentan sus estructuras.

Sea como fuere, en sus 172.000 metros cuadrados de superficie, el Pozo Polio ofrece el ambiente embriagador y decrepito propio de un abandono y, como casi siempre, algunos detalles escondidos que forman las delicias del lugar.

IMG_9868.CR2 IMG_9870.CR2 IMG_9865.CR2IMG_9872.CR2 IMG_9882.CR2 IMG_9883.CR2 IMG_9875.CR2IMG_9888.CR2 IMG_9890.CR2 IMG_9895.CR2 IMG_9899.CR2 IMG_9901.CR2 IMG_9902.CR2

OTROS ENLACES DE INTERÉS:

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *