Villa Sbertoli -Manicomio abandonado –

IMG_0950

LOCALIZACIÓN DE LA VILLA.

Toscana. Italia.

HISTORIA DE LA VILLA & MANICOMIO ABANDONADO.

En una bonita región de la Toscana yace una majestuosa mansión del siglo XVIII. Esta casona fue bautizada como ‘Villa Tanzi e Lucaro’, -aunque es conocida con el sobrenombre de ‘Villa Sbertoli’-, y es popular por su belleza y su ubicación, adyacente a un hospital psiquiátrico. El origen de este peculiar emplazamiento es todavía un enigma y sobre él, coexisten dos historias con diferentes matices y un mismo denominador común; el mismo protagonista.

Agostino Sbertoli, un acaudalado aristócrata, fue un psiquiatra de renombre en su época, el constructor esta villa y posteriormente de su colindante hospital psiquiátrico.

Algunas leyendas cuentan que el hijo pequeño de Sbertoli sufría una trágica enfermedad mental, motivo por el cual Agostino decidió construir un psiquiátrico donde ocultar a su hijo de la sociedad y así proteger la dignidad de su reputada familia y, al mismo tiempo, tenerlo cerca. Otras fuentes, consideran que su ubicación fue una mera estrategia, escogida por el propio Sbertoli por las condiciones climatológicas de la zona, consideradas beneficiosas para la salud.

Sea como fuere, el ambicioso proyecto de Dr. Sbertoli marcó los cimientos de lo que fue uno de los complejos psiquiátricos más reconocidos del siglo XIX.

villa antiguaCon el paso de los años el hospital mental adquirió mucho prestigio y, de hecho, llegó a ser uno de los centros psiquiátricos privados más exclusivos de la época. Sus bonitas instalaciones y la exquisita discreción que ofrecía la región, fueron condiciones ideales para esconder a muchos de los miembros de la nobleza europea considerados enfermos.

Como institución mental ganó notoriedad y Sbertoli decidió ampliar el complejo con la construcción de dos nuevas villas; Villa Franchini Tavani en 1871 y Rose Villa, más grande que la primera, en 1876.

Agostino Sbertoli murió en 1898 y su legado fue heredado por uno de sus hijos, Nino Sbertoli, también psiquiatra.

mapa sberrtoli

Las continuas ampliaciones siguieron de la mano de este nuevo propietario; primero fusionando las instalaciones del hospital mental  con el geriátrico ‘Villa Casanova’ -propiedad de Juno Casanova- para, posteriormente, seguir extendiendo el complejo hasta llegar a componer una veintena de edificios repartidos en más de cinco hectáreas de terreno.

En 1920, Nieto Sbertoli decide vender el complejo familiar a un grupo de médicos y profesionales, constituyendo así la llamada ‘Societat Ville Sbertoli Ltd’. Esta nueva sociedad no duraría mucho tiempo pues, con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, sus servicios médicos se verían interrumpidos por las tropas nazis.

Esa época dejó un capitulo en blanco en la historia de la Villa y solo algunas informaciones resaltan que, durante los años que duró la guerra, el hospital se usó para alojar a presos políticos.

A posteriori, la actividad de esta institución mental volvió a resurgir de nuevo pero, esta vez, como hospital neuropsicológico y bajo el mando de la dirección provincial de la zona.

En pleno siglo XX, un debate ya llevaba tiempo abierto. En él, se cuestionaban los métodos y terapias propicias de las instituciones mentales de antaño y, el punto de mira, también recayó sobre Villa Sbertoli. La precariedad de algunas de sus instalaciones, la falta de personal médicos y ciertas prácticas de dudosa moralidad, disminuyeron lentamente la reputación de la clínica.

Finalmente, en 2006 el proyecto de Sbertoli fue clausurado, cerrando con él, un siniestro capítulo de la historia de la Toscana.

2016

Actualmente, este centro hospitalario tiene el tétrico y característico ambiente que solo un abandono de esta envergadura puede ofrecer. Los muros de piedra que rodean esta finca han conservado el lugar en buen estado y ha alejado a vándalos y graffiteros.

En el exterior, los múltiples edificios con rejas en las ventanas y el entramado laberinto de calles entre los que deambular, intimidan e infligen respeto.

Cabe destacar un pequeño edificio de planta baja que no deja indiferente. En el interior, dos habitaciones permanecen intactas al tiempo y, en ambas, se descubre lo que parece ser una antigua morgue. Este macabro lugar, encierra las camillas donde supuestamente yacían los cadáveres de los pacientes además de una estructura de mármol, uso de la cual dejo a merced del criterio del lector.

IMG_0939.CR2 IMG_0936 IMG_0925IMG_0927 IMG_0930.CR2 IMG_0932.CR2 IMG_0934.CR2

Escondida entre árboles y palmeras surge esta imponente mansión considerada por muchos como el psiquiátrico más bonito de Europa. Su merecida reputación yace en el atractivo de los frescos en las paredes, en las molduras ambientadas con motivos naturales y florales o en los balcones interiores que comunican ambas alas de la villa. Además, aún se conserva parte del mobiliario característico de un sanatorio como algunas terroríficas camillas y otros artilugios que demuestran el horror que los pacientes sufrieron en sus habitaciones.

Sin duda, este es Maen el que se enlaza la belleza con la atrocidad.

IMG_0945.CR2 IMG_0947.CR2 IMG_0956 IMG_0955 IMG_0967 IMG_0978.CR2 IMG_0979 IMG_0983.CR2 IMG_0969 IMG_0972 IMG_0964 IMG_0987

OTROS ENLACES DE INTERÉS:

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

17 pensamientos en “Villa Sbertoli -Manicomio abandonado –

  1. Muy buenas fotos y bien documentadas, es interesante saber la historia que hay detrás de estos edificios, y saber algo de lo que se había vivido allí

  2. La beleza y la atrocidad juntas. Brrrr… Que lugar! Y que lastima que no se puede salvar lo mejor!
    Marta, como sabes donde ir para encontrar estos lugares? Estuviste sola? Brrr… !
    Prefiero recordar la beleza de los decoraciones… 😉
    Muchas gracias Marta para este blog…
    Un saludo de Francia

    • Esta afición es un trabajo de horas y horas… Des de que ves las fotos de un sitio al que quieres ir, buscas pistas, recopilas información por Internet y rastreas google maps a vista de pájaro des del portátil… pueden pasar varios meses!!! A veces, algunos ni los llegas a encontrar o cuando llegas ya están derruidos o destrozados. :_(

      En esta visita estuve muy bien acompañada!!! …aunque reconozco que, más veces de las que debería, he ido sola… Por suerte tengo algunos amigos con quien compartir esta afición y otros, muuuuuuy pacientes, que me acompañan por pesada! jajaja

      Mil gracias Marie!! Eres un sol!!

  3. Buou! Magnifico! Bellissimo de principio a fin, rozando la perfección, escondido mientras tu desnudas lo más siniestro, lúgubre, tétrico. Jijji,

    Me ha encantado la descripción y las fotos son magnificas.

    A cuanto estÁ el alquiler?

    • Aixxxxxxx muchas gracias Cepx!!

      Alquiler??!! :O
      Quién dijo miedo, eh??? Después de conocer su macabra historia, yo no podría vivir allí (sola no…)!! Aunque me agrada la idea de acampar una noche con los amigos… Tiene que ser espeluznante!! 😛

  4. Has realizado un reportaje espectacular, las fotos son increíbles !!!! y que buena documentación del pasado de este lugar. Mis sinceras felicitaciones y espero que en futuro puedas aportar nuevos lugares de tierras italianas. Un abrazo!!

    • Yo también!!! De hecho, ya hace tiempo que estoy preparando un enorme proyecto Urbex por Italia… Lo tengo casi terminado.

      Ahora tengo que buscar los medios para llegar a todo los abandonos que tengo localizados! 🙂

      Gracias por tu comentario!!! Muak

    • Pues ya tenéis un motivo más para volver a Italia!! Yo hice una visita relámpago para ver Villa Sbertoli… Ahora estoy planeando una ruta por la zona y aprovecharé que tengo varios días!!

      Muchas gracias por tu comentario Miki!!

  5. Amazing!!!! Gracias por brindarnos de estos sitios tan mágicos, y la posibilidad de disfrutar de ellos desde casa.
    Sigue asi y por favor….. no cambies nunca! 😉

  6. Parece mentira que lleve solo 6 años abandonados.. Sin duda sus prácticas seguían ancladas en el pasado… el sitio desde luego lo estaba. Una maravilla de fotos, me han encantado!

Responder a emissel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *